domingo, 30 de diciembre de 2012

Mi primera tarta de fondant

Aproveché las vacaciones de Navidad para hacer una tarta de fondant, que llevaba varias semanas con ganas de ella. Es un proceso de varios días porque hay que dejar reposar los bizcochos y las cremas, pero me lo pasé pipa. El fondant en esta ocasión es comprado, pero tengo intención de empezar a trabajar con fondant de leche condensada (os lo contaré cuando me ponga). Aquí os explico cómo la he ido haciendo.





Hice dos bizcochos: un Madeira Sponge Cake o MSC (ver receta), que es muy resistente y adecuado para cubrir con fondant y un bizcocho genovés (ver receta) para contrastar el color. Una vez hechos, los guardé unas horas en el frigorífico para que fuese más fácil cortarlos después. Los corté transversalmente. Como lo hice manualmente, me quedó un poco torcido, pero no fue tan grave.

El MSC es el de atrás y el que está delante es el genovés.
Los palillos eran una guía para volver a unir las partes después.



Hice cortes circulares concéntricos en cada bizcocho e intercalé los colores. Como no tenía cortador de círculos grandes utilicé la tapadera de una tarrina de CD.





Eché almíbar (ver receta) en cada capa de bizcocho.

No fue suficiente almíbar. Hay que cubrir el bizcocho completamente.


Coloqué cada círculo encima de otro intercalando los colores otra vez (en la base uno oscuro, encima uno claro y para terminar, otro oscuro de nuevo). Entre capa y capa unté crema de chocolate blanco (ver receta).



Hay que poner arriba del todo la parte de abajo de uno de los
bizcochos para que quede liso y la tarta sea más bonita.


Cubrí la tarta con crema de mantequilla (ver receta) y la guardé en el frigorífico hasta el día siguiente. Tanto la crema de chocolate como la de mantequilla estaban hechas de la noche anterior para que espesasen.



Y empezamos el trabajo con el fondant. Cogí el de color verde, lo estiré con el rodillo y lo coloqué sobre el bizcocho.



Es conveniente alisar el fondant con un alisador como este.

Así quedó tras cortar el fondant sobrante.


Y empecé a modelar a Papá Noel con los diferentes colores de fondant. Para eso imprimí una plantilla en papel, recorté cada parte y fui cortando el contorno en el fondant con un cuchillo.





Los ojos y el bigote los pinté con rotulador comestible.

Una vez terminada la tarta, se tiene que conservar a temperatura ambiente. El fondant hace que no se pongan duros los bizcochos. Espero haberlo explicado bien, pero si me he dejado algo en el tintero podéis preguntarme con total confianza, que intentaré resolveros todas las dudas.

Puedo deciros que la tarta no estaba perfecta, pero para ser la primera, gustó mucho (a excepción del detalle de la falta de almíbar, que hizo que uno de los bizcochos estuviese un poco seco). Seguiré intentándolo para hacerlo cada vez mejor.


5 comentarios:

  1. Eres una máquina!!!! Te admiro (no solo por este pastel... ya lo sabes) Un beso enorme!!! Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias Rocío!! Qué ganas tengo de verte... Pasa una buena noche y ¡¡¡FELIZ AÑO!!!

      Eliminar
  2. Esta tarta me ha gustado, la próxima la hago así, con ese efecto tablero de ajedrez...lo del almíbar es difícil, yo les pongo bastante a mis tartas,porque ya que el fondant es empalagosillo(para mi gusto) si el bizcocho esta seco es incomestible, yo acabo de empezar con mi blog, pásate y si te gusta te suscribes o comentas, que eso levanta el ánimo!
    http://latardelibre.wordpress.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo del almíbar fue un error de novatilla, pero en la siguiente tarta lo arreglé y quedó buenísima.

      Para el efecto tablero, recomiendo cortar los bizcochos con una lira, para que queden todos a la misma altura y no hagan escalerillas como los míos. No pasa nada porque luego se cubre con la crema de mantequilla y con el fondant, pero queda más profesional si se hace bien desde el principio...

      Ya he visitado tu blog y te he dejado un comentario. ¡¡Encantada de conocerte!! Estamos en contacto.

      Eliminar